Triglicéridos e infarto


En un artículo publicado en la revista Journal of American Medical Association (JAMA) del 18 de Julio de 2007, investigadores de la Universidad de Copenhagen, Dinamarca, sobre la base de que los niveles elevados de triglicéridos en sangre, determinados no en ayunas, sino después de haber comido (determinación "post-prandial"), indican la presencia en sangre de remanentes de las lipoproteínas (colesterol) que pueden promover la ateroesclerosis, se proponen comprobar la hipótesis de que la presencia de niveles muy elevados de triglicéridos determinados en sangre extraída en el periodo post-prandial pueden predecir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, una cardiopatía isquémica por enfermedad coronaria, y la muerte.

Han participado en este estudio prospectivo 7.587 mujeres y 6.394 hombres reclutados en la población general de Copenhagen, Dinamarca, con edades entre 20 y 93 años, seguidos desde la línea de partida (1976-1978) hasta el año 2004.

Las principales medidas fueron las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, una cardiopatía isquémica y la muerte, de acuerdo con los niveles en sangre de los triglicéridos determinados tras una comida, clasificados en varias categorías de cuidadores de adultos mayores:

  1. De 1 a 1.99 milimoles/litro
  2. De 2 a 2.99 milimoles/litro
  3. De 3 a 3.99 milimoles/litro
  4. De 4 a 4.99 milimoles/Litro
  5. De 5 a más milimoles/Litro

En comparación con los participantes con niveles de triglicéridos inferiores a 1 milimol/Litro. Los resultados fueron los siguientes:

Cuando se incrementan los niveles en sangre extraída después de una comida de los triglicéridos, aumentan los niveles en sangre del remanente del colesterol (el colesterol remanente es el colesterol total menos el colesterol del colesterol HDL y del colesterol LDL).

Durante un seguimiento medio de 26 años, 1.793 participantes (691 mujeres y 1.102 hombres) desarrollaron un infarto de miocardio, 3.479 (1.567 mujeres y 1.912 hombres) desarrollaron una cardiopatía isquémica y 7.818 (3.731 mujeres y 4.087 hombres) fallecieron. El comentario de los investigadores daneses es el siguiente:

Hemos hallado que niveles elevados en sangre de los triglicéridos determinados después de haber comido, que indican la presencia de colesterol remanente, se asocian con un incremento del riesgo de padecer infarto de miocardio, cardiopatía isquémica y muerte, tanto en hombres como en mujeres, en la población general.

Debido a que los estudios anteriores se habían centrado en los niveles de triglicéridos en ayunas, en los que se excluye el colesterol remanente, la capacidad de predicción de los niveles de triglicéridos determinados tras una comida, había pasado desapercibida.

Conclusiones


La conclusión de los autores indica que los niveles elevados de triglicéridos, determinados tras una comida, predicen, de manera independiente, el infarto de miocardio, la cardiopatía isquémica y la muerte, particularmente en las mujeres.

Si estos hallazgos son confirmados, la asistencia clínica a los pacientes puede simplificarse utilizando los niveles de los lípidos determinados tras una comida para la predicción de la ateroesclerosis y sus consecuencias.