Rejuvenecer el rostro mediante hilos de oro


Lograr un aspecto más joven es una aspiración para muchas mujeres cuando alcanzan la edad madura. La medicina, la industria cosmética y los avances tecnológicos ponen a nuestro alcance multitud de métodos como el “remmaillage” o implante de hilos de oro en el rostro.

El remmaillage o implantación de hilos de oro es una técnica de rejuvenecimiento facial, adecuado para la piel de la cara, el cuello y el escote que se realiza mediante una intervención en la que se introducen finísimos hilos de oro de una pureza del 99,99% a nivel subdérmico.

El nivel de pureza del oro garantizará la ausencia de rechazo y alergias, ya que el oro puro es compatible con el cuerpo humano al 100%. Junto a los hilos de oro, se introducen también hilos de ácido poliglicólico e hilo de PVDF. Estos dos tipos de hilos son necesarios para ayudar a los hilos de oro a implantarse de una forma correcta, ya que, al ser tan finos, se rompen con facilidad.

Mascara de oro para la cara


Se crea bajo la piel una especie de “malla” que retesará la piel y debido a la acción a nivel celular que se produce, aumentará de forma significativa la hidratación y luminosidad de la piel. Se consigue un rostro revitalizado, más terso, pero sin los efectos secundarios de otros tratamientos como el botox, ya que la implantación de hilos de oro no altera las facciones.

Tras el tratamiento, los efectos se empiezan a notar a partir del mes, aunque en algunos casos se advierten antes y sus efectos son notables durante, al menos, cinco años.

La implantación con hilos de oro o remmaillage se realiza con anestesia local y el postoperatorio no dura más de 24 horas con la cara inmovilizada por un tipo de vendaje especial y un tratamiento antibiótico.

Es importante recordar que este tipo de tratamiento debe ser realizado en un centro médico con todas las garantías. Principales errores a la hora de maquillarse Uno de los aspectos más importante para realzar la belleza, es el maquillaje y es aquí donde más errores se cometen a la hora de aplicarlo.

Dieta Y Degeneración De La Macula De La Retina


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 29 de diciembre de 2005, investigadores del Departamento de Epidemiología y Bioestadística del Erasmus Medical Center en Rotterdam, Holanda, se proponen averiguar si el aporte regular en la dieta de antioxidantes se asocia con una menor incidencia de degeneración de la mácula retiniana (DMR).

La investigación, de diseño prospectivo se ha realizado sobre una población que comprende todos los habitantes de 55 años o más de un suburbio de clase media de la ciudad de Rotterdam. De las 5.836 personas con riesgo de desarrollar el Siglo de Torreón, en la línea de partida del estudio (entre 1990 y 1993), en 4.765 se disponía de datos fiables acerca de su dieta y 4.170 participaron en el seguimiento.

Degeneración macular de la retina

Los resultados fueron los siguientes: Una degeneración macular de la retina ocurrió en 560 participantes (13,4%) tras un seguimiento medio de 8,0 años. A mayor aporte conjunto en la dieta de la vitamina E y el zinc, menor era la incidencia de www.farmaciadelahorro.mx, y viceversa. Un aporte por encima de la media de los cuatro nutrientes (betacaroteno, vitamina C, vitamina E y zinc) se asociaba con una reducción de un 35% del riesgo de desarrollar la degeneración macular.

La conclusión es que un aporte dietético elevado de betacaroteno, vitamina C, vitamina E y zinc (de modo especial estos dos últimos nutrientes) se asocia con una disminución sustancial del riesgo de desarrollar una degeneración macular de la retina en las personas de edad.
  • Un aporte elevado en la dieta de la vitamina E puede conseguirse mediante el consumo de cereales no refinados, aceites vegetales, huevos y nueces.
  • Concentraciones elevadas de zinc se encuentran en la carne roja, la carne de pollo, el pescado, los cereales no refinados y los productos lácteos.
  • El aporte de betacaroteno se consigue con la inclusión en la dieta de zanahorias y espinacas.
  • El aporte de vitamina C se encuentra en los jugos de frutas, los pimientos verdes, los brócolis y las patatas.
Basados en este estudio, los investigadores holandeses deducen también que los alimentos con contenido elevado de estos nutrientes son más importantes que los suplementos dietéticos aislados.