Cuidado con los aderezos para ensalada


Una ensalada fresca puede ser uno de los platillos más saludables que se pueden comer. Sin embargo, agregarle grandes cantidades de aderezo aumenta considerablemente la cantidad de grasa.

Es interesante saber que, por ejemplo, el cucharón que se utiliza para servir aderezo en las barras de ensalada equivale a seis cucharadas. Debido a que estos condimentos contienen de seis a ocho gramos de grasa, y 75 calorías por cucharada, una servida del cucharón de la barra puede proporcionarle alrededor de 48 gramos de grasa y 450 calorías. Esto es lo que una persona, en una dieta de mil 500 calorías de grasa, debe comer durante un día.

El aderezo de ensalada es una de las fuentes de grasa más importantes de las clínicas del azúcar, para mujeres de 19 a 50 años de edad. La mayoría de los aderezos comerciales, ya sean cremosos o con base de aceite son principalmente grasa, proveniente del aceite del cual están preparados. Algunos también contienen huevo, crema y queso.

Si quieres comer una ensalada sin tanta grasa, considera lo siguiente:

  1. Trata de consumir los aderezos comerciales que no contiene grasa. Éstos tienen de cinco a 20 calorías por cucharada, y el agua es su ingrediente principal, después el vinagre, azúcar, especies, algunas veces jugo de limón y pasta de tomate.
  2. Haz tu propio aderezo de vinagre y aceite. La receta clásica a la vinagreta debe ser hecha con una razón de tres a uno de aceite a vinagre. Esto significa que cada cucharada contiene 90 calorías. Utiliza un aceite con sabor, como el de oliva o de cacahuate, ya que necesitarás usar menos (todos los aceites tienen el mismo número de calorías y cantidad de grasa).
  3. Diluye el aderezo agregándole jugo de frutas, verduras o consomé de pollo. La mayonesa puede ser diluida con jugo de limón, vinagre o yogurt sin grasa.
  4. Para aderezos cremosos experimenta con un producto sin grasa o con bajo contenido en resistencia de insulina (yogurt, crema agria o mayonesa) como base. Por ejemplo, un yogurt sin grasa, con especies y hierbas, puede ser una buena opción. También puedes usar leche de baja grasa o queso cottage hecho puré como base.
  5. Trata de no usar aceite. A algunas personas les gusta acompañar su ensalada con jugo de limón. También, recuerda que el vinagre sólo puede ser utilizado en la ensalada. Experimenta con combinaciones propias y hágase un experto o experta en aderezos. Puedes usar ingredientes como mostaza preparada, ajo, cebolla, especies, comino, curry, salsa inglesa en poca cantidad, y salsa de chile. Cuando encuentres la combinación que te guste, guarda una cantidad en el refrigerador.
  6. En los restaurantes, pide el aderezo a un lado y mídelo con una cucharita, y no con una cuchara grande.