Cambia la leche entera por la “light”

Imagen extraída de metformina.com.mx

La leche y los productos lácteos proporcionan nutrientes importantes tales proteínas, calcio, vitamina A y riboflavina. Sin embargo, también tienen cantidades importantes de grasa, que aumentan el colesterol en la sangre y, consecuentemente, aumenta el riesgo de enfermedades del corazón.
Una taza de leche entera contiene 150 kilocalorías y 8 gramos de grasa, cinco de ellos de grasas saturadas; mientras que una taza de leche sin grasa contiene 85 kilocalorías y cuatro décimas de gramo de grasa.

Comparando estos dos tipos de leche, en cuanto al contenido de colesterol también se observan grandes diferencias. Una taza de leche entera contiene 33 miligramos de colesterol, mientras que la leche sin grasa sólo tiene 4 miligramos, cosa que estimula a los síntomas de la diabetes.

Pero, ¿qué tanto influye cambiar de leche entera a una de menos contenido de grasa sobre el nivel de colesterol en la sangre?

Hace algunos años se publicó un estudio que propuso investigar justamente eso: comparar el efecto de una dieta donde se tomaba leche de bajo contenido graso contra una dieta con leche entera.
Los participantes en el estudio fueron hombres de entre 20 y 36 años, que hacían ejercicio moderadamente y eran estudiantes o profesionistas.

Niveles de Glucosa y Colesterol en la sangre


Inicialmente se midió el colesterol en la sangre y luego se les dividió en dos grupos. Durante seis semanas el primer grupo ingirió una dieta nutricionalmente adecuada para su edad, estatura y peso, que incluía leche de bajo contenido de grasa.

La otra mitad hizo lo mismo, pero con leche entera. Al final de las seis semanas se midió de nuevo el contenido de colesterol.

Los resultados fueron abrumadores: la sustitución de leche light o de bajo contenido de grasa trajo como consecuencia niveles más bajos de colesterol total y colesterol de baja densidad en comparación a los niveles iniciales.

En cambio, los hombres que llevaron la dieta con leche entera no presentaron cambios.
Estos resultados demuestran el beneficio de tomar leche de bajo contenido de grasa y enfatiza el valor que tiene el hacer un solo cambio en nuestra dieta.

El remover el contenido de grasa de leche entera reduce la cantidad de calorías, los ácidos grasos saturados y el colesterol, pero no de nutrientes incluyendo proteínas, minerales y vitaminas.

La leche de bajo contenido de grasa y derivados de esta como quesos, yogurt y helados deben sustituir a la leche entera. Esto nos traerá un cambio importante en la salud disminuyendo el riesgo de enfermedades del corazón y también a mantener nuestro peso ideal.